miércoles, 26 de septiembre de 2012

Los Países Bajos, el paraíso polder - 1era parte



Nederland Polderland

Si hablamos de Holanda lo primero que asociamos con este pequeño país del norte de Europa es que está más que literalmente construido desde las aguas. El agua y Holanda son indivisibles. 

Tampoco podemos olvidar pensar en su geografía e historia para entender bien cómo un país tan pequeño  ha logrado sobrevivir desde los últimos siglos constando su casi total superficie del elemento principal en la vida de los seres humanos: el agua.
Si no hubiera sido por el ahínco y la perseverancia holandesa en drenar las aguas y facilitar su comunicación, lo más probable es que nunca hubiera habido siquiera una isla en su lugar. Holanda podría haber corrido la misma suerte que la Atlántida, deglutida por el mar.

Es vox populi que Holanda se construyó sobre agua y es por todos conocida la formidable ingeniería holandesa para detener el agua y mantenerse con los pies secos, contruyendo un paraíso acuático que desafía las leyes de la naturaleza.

Podríamos decir que la identidad holandesa es como es gracias a su conquista del agua. Igual que ocurrió con la tierra, ocurrió con los barcos. Los barcos son indispensables para sobrevivir en este pantanal. Aunque las primeras embarcaciones no fueran más que balsas construídas con arbustos y ramas, es gracias a su ingenio y coraje desarrollado que los habitantes de estas tierras bajas llegarían a coronarse como grandes cosntructores de embarcaciones a nivel mundial.


Durante este proceso de recuperación de tierras y contrucción naval, los holandeses también aprendieron más sobre sí mismos y lo que los une. Cómo el hombre obstinado lucha por un pedazo de tierra y la necesidad de consultar y trabajar junto con sus pares para sobrevivir. Esto trae a su vez responsabilidad por lo cual los holandeses pueden ser vistos como gente dogmática y solidaria. Una lección de vida en la lucha contra el poder del agua y su disfrute.

El agua es parte de nuestras vidas, no sólo porque los humanos estemos hechos de un 70% de agua, también porque la necesitamos para sobrevivir. En todos los sentidos.

Un tema como el agua, da para muchas posibilidades. Mi intención es brindar un panorama de interés general sobre la influencia del agua en la vida holandesa. Ya que siempre habrá innumerables temas relacionados a las dos moléculas de hidrógeno más oxígeno (H2O). 

Por ser un tema tan amplio he decidido publicar este artículo en varias partes ya que es imprescindible tener en cuenta muchos y diferentes aspectos para tener una mayor comprensión. Las fuentes consultadas serán publicadas en la última parte. Las fotos están tomadas en su mayoría de internet.

Primero tenemos que remontarnos atrás en el tiempo. Y también contar con algunos datos básicos para saber bien de qué estamos hablando.

Los Países Bajos y sus bajos y altos extremos

Pocos países deben su nombre a una particularidad de su geografía. Los Países Bajos son justamente países bajos, muy bajos, muy planos y más del cuarto de su superficie se encuentra literalmente debajo del agua, por debajo del nivel del mar.

Schiphol
Para la gente que nunca ha visitado Holanda es difícil imaginarse cómo un país y su población pueden vivir por debajo del nivel del mar. El mito de tener los pies mojados es algo bastante inverosímil, pero igualmente es algo que juega en el imaginario del extranjero. Cómo puede un país sobrevivir bajo el nivel del mar? Si pensamos en desastres naturales como puede ser un tsunami parece inverosímil que un país tan pequeño no sea víctima de las fuerzas de la naturaleza.

Cuando uno llega al aeropuerto de Schiphol  resulta que no es nada diferente de lo que ve de otros lugares, aun así Schiphol se encuentra a 4,5 m. por debajo del nivel del mar y no hay ni rastros de olas a la vista. Justamente Schiphol lleva su nombre como emblema de lo que era esa localidad cuando aun había agua, un cementerio de barcos, schip (barco) hol (hueco, agujero).

El nombre de Países Bajos (a.k.a.The Netherlands, Nederland, Holland = Holanda) remite a la Edad Media, y se refiere especificamente a la zona oeste del país donde gran parte de este área, un 27% del país total, se encuentra debajo del nivel del mar. La parte más baja (6,74 m.) se encuentra en Nieuwerkerk sobre el Ijssel, un pequeño pueblito al noroeste de Rotterdam. También es el punto más bajo de toda Europa! Sin la protección de dunas y diques, Nieuwerkerk estaría completamente sumergida a 7 metros por debajo del nivel del mar.

Las altitudes y profundidades en Holanda son bastante variables, y esto se debe  al continuo cambio del nivel de las mareas. Pero a grandes rasgos se podría decir que en el oeste existe la tendencia a que las tierras se inunden y en el este la tierra suele elevarse. Lo importante es que esto  logre llegar al equilibrio.Y se mantenga.


Punto más alto, 327,5 m.
La punta más alta se encuentra en Vaals, un pequeño poblado en el extremo sureste del país, lindando con Alemania y Bélgica. Recibe así el nombre de Drielandpunt (punto tripartito), lugar donde estos tres países se encuentran y comparten el mismo pedazo de tierra. Este punto tiene unos 325 metros de altura, una colina - sólo en Holanda podría ser descripta como una ‘montaña’ o Vaalserberg.
 
Los holandeses, ingeniería y perseverancia contra los desastres naturales
Molinos

Un dicho muy famoso dice: “Dios creó al mundo pero los holandeses crearon los Países Bajos”.

Ya desde tiempos de los romanos, escribía Plinius el Viejo (23 – 79 d.c.) en su Historia de la naturaleza sobre una vasta región en el norte que el océano intermitentemente inundaba dos veces al día. Hablaba del tesón de sus habitantes, que diariamente debían pescar sus hogares arrastrados por la marea en una lucha eterna por el curso de la naturaleza, quedaran estas tierras como parte de la tierra o del mar.
El agua y los Países Bajos están unidos de por vida. Sin las dunas, diques y otro tipo de barreras contra las inundaciones,  las dos terceras partes del país estarían frecuentemente anegadas por el agua. Es por estas circunstancias que los holandeses se han convertido en expertos y campeones mundiales en la dominación del agua. Asimismo, el agua es una de las grandes atracciones de los Países Bajos y la que le ha dado prosperidad a lo largo de su historia.

Terp
La eterna batalla contra el agua es de alguna forma el precio que los holandeses han tenido que pagar desde siempre para lograr mantener su país “a flote”. Cuando las mareas suben, dos terceras partes del país se encuentran en riesgo de quedar sumergidas. Para lograr sobrevivir en este pantano tan húmedo, los holandeses se han visto obligados a convertirse en ingenieros hidráulicos.


Alrededor del 500 d.c. los Frisios fueron los primeros en tomar medidas para defenderse del agua. 
Construyeron sus pueblos sobre montículos artificiales de hasta 15 metros de altura, llamados terpen o wierds. Los primeros diques fueron contruídos alrededor del año 1000, y 400 años después los holandeses aprendieron cómo recuperar grandes porciones de tierra utilizando la maravilla de la tecnología: los molinos de viento. En 1800 introdujeron la estación de bombeo para la conducción del vapor perfeccionando así la técnica.

Afsluitdijk
Grandes catástrofes como la inundación de Sta. Elizabeth que en 1421 golpeó el suroeste de los Países Bajos y muchas de sus islas, jugaron un rol muy importante en este desarrollo. En 1916 una seria inundación en la provincia de Noord-Holland fue el incentivo suficiente para la construcción del Afsluitdijk (Dique cerrador) de unos 30 kms de largo, completado en 1932. Con la creación de este dique, y así el Zuiderzee (Mar del Sur) , una larga bahía socavada por el mar, se convirtió en un gran lago interno, en gran parte gracias al drenado y reclamación de tierras pero sobre todo a la perseverancia holandesa que continuaría en adelante.

En la noche del 31 de enero de 1953 una gran tormenta surgió en el suroeste de Holanda y se cobró la vida de 1835 personas.  Tres semanas después de la tragedia se nombró la Comisión Delta (Deltacommissie). En 1957 se adoptó la ley Delta (Deltawet) y  llevó a que los holandeses contraatacaran creando un extenso complejo de diques y presas que unían las islas y reducían la línea de la costa del Mar del Norte (Noordzee) de 1080 a 380 kilómetros! La joya de la corona que le brindara la gloria final del llamado Plan Delta, las obras que funcionaban como barrera de mareas que controla las tempestades en la Nieuwe Waterweg (Nueva Vía Fluvial), completada en 1997 y reconocida a nivel mundial como la octava maravilla del mundo.

Film De Storm
Sobre este desastre natural se realizó en 2009 una película llamada De Storm (La Tormenta), del director holandés Ben Sombogaart con Barry Astma y Sylvia Hoeks en los papeles principales. De Storm se sitúa en la provincia de Zeeland en el año 1953 cuando se desata la terrible tormenta y posterior inundación.

La eterna batalla contra el agua ha sido un factor determinante en la creación de los Países Bajos tal y como los conocemos hoy en día y ha dejado su marca en casi todas las partes del paisaje holandés. 20% del país consiste de tierras reclamadas al mar, y las dunas, diques y otras obras de ingeniería contra el agua son omnipresentes. Los holandeses no sienten falsa modestia y muy orgullosos están de sus notables logros respecto a su ingeniería contra el agua. De ahí la frase “Dios creó el mundo pero los holandeses crearon los Países Bajos”.

La capacidad y destreza en este campo inspira respeto más allá de las fronteras nacionales. Los holandeses están considerados los expertos mundiales en el management del agua y muchas compañías holandesas como la Volker Stevin, Smit International y Mammoet, en parte responsables por el rescate del submarino nuclear de origen ruso Kursk, son la primera línea mundial para todo lo referente a rescates, drenados y construcciones en aguas extranjeras. Tanto si concierne a drenajes, reclamación de tierras, construcción de puentes o puertos, los ingenieros holandeses son los mejores en estas áreas.

Los beneficios del agua


Actual puerto de Rotterdam
De todas maneras, el agua no es un enemigo, tiene sus beneficios y puede ser muy útil y los holandeses saben cómo explotar las muchas oportunidades que puede brindar.
 A lo largo de los siglos los Países Bajos han jugado un rol de liderazgo en el transporte marítimo, la construcción de barcos y el comercio exterior. Aun hoy gran parte de su prosperidad se debe a estos sectores. Rotterdam es el segundo puerto más largo del mundo después de Shanghai, y los barcos holandeses juegan un rol muy importante en el sector europeo de transporte marítimo. Aun hoy dentro del propio país se utiliza este medio para transportar el ganado en las zonas rurales. 


También hay una muy importante flota pesquera de más de 500 barcos y un total de 2500 personas trabajando de tripulación, responsables de la pesca del arenque, manjar típico holandés.

Así se come un arenque!
Lagos Frisios
La ominipresencia del agua es una de las grandes atracciones holandesas. Una quinta parte del país consiste de agua y resulta muy difícil no encontrar un paisaje sin lago, estanque, río, canal, vía fluvial, foso, arroyo o puerto. Las principales atracciones turísticas son la vasta  línea de la costa con amplias playas arenosas y magníficas dunas. Las ciudades se ven adornadas con pintorescos canales y numerosos lagos y estanques – particularmente son famosos los lagos Frisios


Otra maravilla única en su clase es el Waddenzee (Mar de Wadden), localizado entre la costa norte y las islas de Wadden. Esta es un área muy extensa de pura belleza natural que se seca al bajar la marea, resulta así una de las mayores atracciones para excursionistas de todo el mundo que disfrutan atravesando el mar seco caminando de una orilla a la otra, digno de un milagro al más puro estilo bíblico de Moisés.
Excursionistas en el Waddenzee

En tiempos de gran necesidad el agua ha sido un gran aliado.  Contra el invasor se construyeron fuertes donde poder retirarse tras la Hollandse Waterlinie (línea de defensa acuática holandesa). Esta línea es una amplia línea de tierra que podía ser inundada a gusto dejando los fuertes fuera del alcance del invasor. El agua ha sido necesaria a la hora de defender las ciudades desde siempre.  Cinco ciudades se encargan de mantener el agua a raya: Muiden, Weesp, Naarden, Gorinchem y Woudrichem. 
Maeslantkering (Plan Delta)

Stelling van Amsterdam




Similar es la Stelling van Amsterdam (línea de defensa de Amsterdam) única en su clase, con 135 kms de largo y constituida por fuertes, obras hidráulicas y secciones de tierra que pueden ser anegadas. Esta línea figura en la lista de la UNESCO como patrimonio universal.


La línea de defensa moderna, la impresionante obra del Plan Delta, da a la población su sentido de seguridad. De todas maneras, aun hoy es importante para Holanda tomar medidas de precaución. En algunas partes del país algunas ciudades se han visto inundadas por obra y gracia de ríos que han desbordado. En estos casos se subsidia a las víctimas y muchos holandeses salen al rescate calzando sus botas de goma dispuestos a prestar su ayuda. La misma reina Beatrix ha acudido alguna vez al lugar del desastre cuando éste ha sido muy serio.

Escudo de Zeeland
Luctor et emergo (lucho y supero) es el lema del escudo de armas de la provincia de Zeeland, y retrata perfectamente el espíritu de supervivencia de todos los holandeses.

Polders, símbolo holandés por excelencia reconocido mundialmente por la UNESCO

Molinos en el polder
El llamado polder holandés es único y nos da la pauta de que los holandeses saben lo que hacen. Crear tierra nueva de la nada, o más bien del suelo arenoso que sirve de base a todo el país, es sin duda una de las tantas maravillas que el hombre ha logrado durante su evolución.
Este carácter de vencer las fuerzas de la naturaleza es muy propio del carácter holandés.
Vastas tierras, verdes e infinitos cielos, el polder es el símbolo holandés por excelencia. Los polders  componen el 60% de la masa terrestre de los Países Bajos.
Polder
Los polders del Ijsselmeer (Laguna del Ijssel) son los más grandes de todo el mundo y forman la 'Nieuw Land ' (Nueva Tierra), un paisaje al mejor estilo tablero de ajedrez que ha sido planificado hasta el último detalle.

La mayor parte de estos polders han sido creados por reclamación de tierras a lagos y estanques debajo del nivel del mar.
Los primeros polders, modestos y pequeños, fueron creados por los Frisios en el norte de Holanda, alrededor de los siglos 12 y 13. A pesar de haber logrado drenar parcelas de tierra dentro de los diques, aun no contaban con la tecnología necesaria para abarcar proyectos mayores. Esta tecnología recién fue posible en el siglo 14 con la llegada del molino. Así fue posible drenar grandes lagos usando molinos interconectados.

Jan A. Leeghwater
JanAdriaensz Leeghwater fue un ingeniero hidráulico y pionero constructor de molinos. En el siglo 17 creó un gran revuelo al transformar múltiples lagos en polders usando docenas de molinos conjuntamente. Su primer gran éxito fue en 1612 con el drenado del lago Beemstermeer (Lago Beemster) al norte de Amsterdam. El Beemster, una antigua localidad de tierras reclamadas, reconocida por su belleza y su paisaje cuidadosamente repartido está considerada patrimonio universal en la lista de la UNESCO.

Luego de Beemster siguieron otros proyectos a larga escala con la introducción de la estación de bombeo de conducción de vapor alrededor del 1800.
 
Woudagemaal
Antes de la llegada de las estaciones de bombeo eléctricas, los Países Bajos ya se jactaban de tener más de 700 estaciones de bombeo de vapor. El Woudagemaal en la ciudad de Lemmer (en la provincia de Friesland), un monumento industrial gigante, es una de las estaciones de bombeo restantes de esa época. Es la mayor estación de bombeo de vapor en todo el mundo y también figura en la lista de la UNESCO como patrimonio universal.



El modelo polder y su influencia en la vida de los holandeses

La batalla contra el mar no sólo ha transformado el paisaje holandés, también ha influenciado fuertemente la cultura política y económica del país. Para lograr mantener la cabeza en alto fuera del agua es necesario un buen trabajo de consulta en equipo.

Consulta de todas las partes
Durante la edad media esta necesidad llevó a la creación de organizaciones nacionales. La Rijkswaterstaat es la encargada de supervisar la gestión del agua y obras hidráulicas de defensa, por ejemplo. Igualmente estas organizaciones sólo llegarían a compromisos prácticos después de que todas las partes involucradas hubieran dado primero su opinión al respecto. Esto solidificó la reputación de los holandeses como sobrios mediadores.

Este carácter consultivo de querer llegar a un consenso general se convirtió poco a poco en una característica general de la vida política y administrativa de la vida en los Países Bajos y se lo conoce como el 'modelo polder', incluso en el exterior. El enfoque primordial de atención internacional estaba en las consultas regulares entre el gobierno, sindicatos y organizaciones de empleadores, diseñado para permitir un sonoro progreso económico. Durante un tiempo, el modelo polder se convirtió en un claro ejemplo de los logros holandeses: hasta hubo una intensa ráfaga de turismo-polder con políticos de ultramar que viajaban a Holanda para copiar esta exitosa fórmula.

Sin embargo, cuando el crecimiento económico se estancó, el mundo perdió interés y llegaron más crítica desde el exterior. Así, el llamado modelo polder perdió pie y se convirtió en una broma general. Cuando la gente se refiere a este modelo de consulta también suele referirse a ello como la 'enfermedad holandesa'. O a título de ´mucho ruido y pocas nueces´. 

Fín de la primera parte. Pronto la segunda con más información y más para conocer sobre la influencia del agua en la cultura holandesa.

2 comentarios:

Cómo llegar a Holanda dijo...

Como siempre un placer leerte y aprender tantas cosas! Saludos

Georgina Zinno dijo...

Muchas gracias! Para mí es un placer compartir la información y si es útil, mejor aun! Saludos

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...